POESIA DE ISRAEL

¡Y QUISE SUICIDARME Y ME QUEDÉ SIN FUERZAS!

No gimas corazón… No gimas más…
Me acerqué al abismo buscando la salida
La nieve traspasaba mis harapos
De rayas verticales grises y sombrías
El tiempo se detuvo un brevísimo instante.

Hoy los trenes navegan raudos con su carga humana
Buscando la estación que el  destino separó para nosotros
Y descargan ese enjambre de seres sin mañana
Arrugados por la angustia y el temor
Inexpresivos, cabizbajos y obedientes.

Contemplo a través de las rendijas de mi barraca
El paso cansino de esos seres anodinos y sin nombre
Con un numero tatuado en la historia perdida de sus sueños
Están muertos y comparten con la parca cada día
Y responden al grito matutino de la lista.

Contemplo mis propios días
Quiero acabar conmigo…no resisto más
Quiero descansar en la mañana de los vientos
Pero para cerrar el grifo de la fuente
Hay que embriagar el valor de cobardía.

No gimas corazón… No gimas más
No tengo licor para adormecer mi angustia
Para borrar mi número de la lista de los vivos
Para fortalecer las pocas fuerzas que me queden
Y marchar errabundo al infinito.

 

Jonas Otoniel Evolaj

POESÍA DE ISRAEL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *