POESIA DE ISRAEL

¡RESPONDIENDO A LA MUERTE!

Contemplo en silencio y  compungido
La historia vieja de mi historia triste
Y paréceme lejana la sonrisa de mi madre
Y paréceme olvidada la caricia de sus manos.
¡Estoy muerto porque perdí el valor de rebelarme!

Tengo frio. Mucho frio. No tengo a nadie
Que cobije mi agonía eterna,
Mis harapos de rayas verticales
No detienen el paso inclemente de la lluvia.
¡Estoy muerto porque mi cuerpo ya no tiembla!

A mi alrededor la sombra de los muertos
Que aunque duermen su dolor y su cansancio
Respiran sin sonidos temiendo que lo escuchen
Los que vienen por los vivos.
¡Están muertos porque muerta esta su alma!

Se escuchan las botas del verdugo
Y tratamos de esconder el temor a responder,
La lista se extiende en números y números
Y vamos contestando al llamado de la parca.
¡Estamos muertos, nuestros nombres ya no existen!

 

Jonas Otoniel Evolaj

POESÍA DE ISRAEL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *