MALDICIONES EN MI CASA

CAPITULO V MALDICIONES GENERACIONALES

Una maldición nunca vendrá sin UNA CAUSA que la ocasione. La forma más rotunda de evitar que se activen en nuestra vida es NO PRONUNCIAR, NI MAL HABLAR palabras negativas, groseras, crueles, resentidas, ofensivas, dañinas, vengativas, amargadas, llenas de odio, ociosas, grotescas, celosas o que desean la muerte.

CAPÍTULOS DE MALDICIONES EN MI CASA:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *