MALDICIONES EN MI CASA

CAPITULO IX MALDICIONES HEREDADAS

No hay manera de evadir las consecuencias del pecado. Sólo cuando en verdad nos arrepentimos y evitamos caer nuevamente en la transgresión, alcanzaremos misericordia y perdón.

CAPÍTULOS DE MALDICIONES EN MI CASA:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *